Distrito de Sucre en todo el Perú y el mundo.

Buscar en este portal

miércoles, 20 de febrero de 2013

Witotadas: CARNAVALES 2013

Es fácil comprobar, quedarse sin Internet por más cinco días nos produce algo parecido al Síndrome de abstinencia, que sólo producen la falta de drogas o el alcohol. Díganmelo a mí. Una fuerte tormenta eléctrica, acompañado de su respectivo rayo que cayó por las inmediaciones, malogró algunas antenas que nos comunica con el mundo. Y eso que aún el mío no se arregla, pues estoy “robando” un IP diferente, pero no soportaba más, así que tuve que delinquir, no quedaba otra, sino el Síndrome de Abstinencia se podría acentuar y mi salud mental corría riesgos que no podría superarlos fácilmente.

Por qué será que los pueblos chicos son hermosos en exceso en su naturaleza, en su paisaje, en lo telúrico, y ¿algo? odiosos con sus personas, de ahí el dicho, “Pueblo chico infierno grande”. Sucre es soberbio desde su primera piedra, pasando por su Quintilla (abandonada), sus Apus protectores, su maravillosa campiña, sus casi desaparecidos sauces llorones…tal vez toda su naturaleza esté encerrada en ese bello, con algo de divinidad, nombre del Huauco. Y si le sumamos lo místico del Patrón San Isidro, el pueblo sencillamente se convierte en encantador. Es en la naturaleza de las personas, de estos pueblos, donde encontramos las pasiones más diversas…de ahí lo de “…infierno grande”.

En las ciudades grandes nos conocemos con el vecino de la cuadra y los saludamos porque así nos enseñaron nuestros padres o los viejos profesores; a los vecinos que viven a tres cuadras, nos conocemos, pero nuestro saludo es un poco frío; al de las diez cuadras, sabemos (ambos) que vivimos por ahí. A los de más allá…ni hablar.

Encontrar un amigo que no “susurre a media voz” a tus espaldas en los pueblos pequeños, es una tarea de titanes. Mi buen amigo “Josheritas” me decía hace poco, “Negro…si la gente no lee, siempre va a ser así…”. Al menos los que tenemos “pecados de juventud” somos blancos de verdaderos dardos ponzoñosos. Como decía un genio de la música, “…al menos hablan mal…me preocuparía cuando no hablen nada”. Hay de todo y para todos, nadie se escapa, ni el más santo. Si ponen algunos juegos para los niños, como toboganes, sube y baja, columpios…una semana dura la alegría de los pequeños, una noche oscura aprovecharon algunos facinerosos para llevárselos. Los ancianos y solteros (as) no pueden pasar la acequia para subir a ponerle su velita a San Antonio, porque algunos de éstos se llevaron la madera que servía de puente. Si le ayudas a la señora, joven ella, a llevar su bolsa pesada de papas hasta su domicilio, ya eres su nuevo marchante. Si te compras una moto, peor si es un carro, ya estás metido en el narcotráfico…

Dentro de todos, al que más cuidado hay que tenerle y temerle, es al cobarde que agrede a una mujer, ni respirar por el lugar donde estuvo, podría ser peligroso (será contagioso?...por las dudas evito hasta de darle la mano), escondiéndose en el caparazón de la estupidez. Imagínense, si no tiene reparos en ofender a una dama, o en el fondo será que no pueden ser anatómicamente como ellas, podría ser también frustración, quién sabe lo que pasa por la cabeza de éstos.

Hay de aquellos que no les gusta el éxito del paisano, siempre tratan de convencernos, cuando no están presentes, obviamente, de que éstos han llegado a él por medios sucios y, cuando están frente a ellos se desviven en atenciones presentándoles proyectos para que los apoyen. Como aquel Hamez Sánchez que quiere que lo apoyen en todo un proyecto de miles de dólares para una pinacoteca, bonito por cierto, y el benefactor, Edmundo Tinapá, al querer brindarle su “modesto” aporte, no se realizó. El primero, habla hasta por los codos porque no lo apoyó…qué tal cuajo. Ni Don Nazario Chávez se salva de la maledicencia de las personas, porque lo primero que te comentan acerca de este insigne hombre de la intelectualidad peruana, son sus errores…

En los pueblos pequeños sólo con la muerte nos alejamos de todo esto, por supuesto que no pienso en ella todavía. Le diré a la Parca, como mi encantadora prima Marcionila, “…no has querido llevarme, pues ahora te aguantas…”. Pasaba el Chiquiruna (personaje del pueblo que era tuerto) por la puerta de un velorio, se detuvo en la puerta y oyó los lamentos y llantos de los deudos. En los lamentos lo recordaban como un hombre de bien en todos los sentidos. Ha manera de despedida don Chiquiruna en voz alta dijo, “…seguramente cuando me muera van a decir qué lindos y seductores ojos que he tenido….”. Con la muerte desaparecen algunos “pecadillos” y nuestros acusadores son menos duros.

Conozco un amigo, de los verdaderos, de años, desde que llegué a Sucre. Estudié a su lado en el colegio…nos hemos tomado cientos de tragos, conversamos hasta la saciedad cuando nos encontramos o por el celular, por suerte lo conozco tanto que cuando oigo hablar de que también entra a la “cochinada” por andar o ser mi amigo, es una patraña más grande que el desierto de Sahara, pero tuvo el valor de un verdadero amigo de, ni negarlo ni afirmarlo, “…para qué mi querido Witoto, es echarle perlas a los chanchos…”. Nuestra amistad creció más. Encontrarlos es sumamente difícil, sí los hay, no me cabe duda…ahí están, con más virtudes que defectos, dispuestos a seguir caminando por esta vida espinosa juntos hasta que alguien parta primero.

Es esa variopinta de personalidades lo que hace de un pueblo pequeño la delicia para los que a la buena de Dios escribimos. En el vecino pueblo, hace unos años decían que el burgomaestre había llegado al sillón municipal porque no tuvo escrúpulos de ninguna índole, “pues hasta su pequeño hijo sacrificó para poder llegar…”, al comienzo pensé que seguramente había sacrificado una buena educación o alguna operación que necesitaba el menor, no, afirmaron que había “asesinado” a su bebé para llegar a la alcaldía. Díganme, no es para volverse también un poco criminales con la mirada apuntadas a éstos.
                                                                                                                                Wito…

1 comentario:

  1. Y que tiene que ver la ip con que tu equipo este malogrado, que es una ip básicamente es un número que identifica un dispositivo en una red (o en la red de redes, esto es, en internet)

    IP es la sigla de Internet Protocol o, en nuestro idioma, Protocolo de Internet. Se trata de un estándar que se emplea para el envío y recepción de información mediante una red que reúne paquetes conmutados.

    Que es un protocolo, es un conjunto de reglas y estándares que se tienes que cumplir dentro de una red compleja convergente.

    ResponderEliminar

 

©2009 Asociación Movimiento de Unidad Sucrense - "MUS" | Template Blue by TNB