Distrito de Sucre en todo el Perú y el mundo.

Buscar en este portal

jueves, 5 de noviembre de 2020

LA AGRICULTURA EN LA PROVINCIA DE CELENDÍN

 

Por: Tito Zegarra Marín

    En Celendín, como en todas las provincias andinas del país, la actividad principal a la que se dedican la mayoría de sus pobladores es la agricultura, de ella viven la gente del campo (75 %) y de ella se alimentan los centros urbanos (25 %). Sin embargo, es una actividad que muestra precariedad y mínima rentabilidad.

    En el departamento de Cajamarca, según Censo Nacional Agropecuario del 2012 (el último), existían 345,351 unidades agropecuarias (UA), menores de 5 hectáreas, dedicadas a la producción agrícola familiar biodiversa y ganadería. Y en la provincia de Celendín, existen alrededor de 29,310 unidades agropecuarias destinadas a la pequeña agricultura y la ganadería lechera.

    En las unidades agrarias de Celendín, estacionalmente se siembra y cultiva diversas variedades de productos agrícolas. En la región Quechua (2300 a 3500 m), se produce: papa, maíz amiláceo, oca, olluco, frijol, arveja, habas, pallares, quinua, calabaza, trigo, cebada, lenteja, palta, aguaymanto, hortalizas y frutales diversos. En la zona Yunga (500 a 2300 m), que comprende a los valles cálidos de Llanguat, Limón, Jacapa, Shucamayo y otros menores, se cultiva maíz amarillo, yuca, camote, coca, palta y frutales diversos.

    Sin embargo, siendo muy importante esta producción, muestra algunas restricciones y problemas colaterales. Veamos: es relativamente pequeña, quiere decir que se produce básicamente para el autoconsumo familiar y muy poco para el mercado; es diversa, significa que se produce variedad de productos pero en pocas cantidades; es mínimamente rentable, ya que los ingresos vía venta de excedentes son exiguos, (cientos de campesinas semanalmente ofrecen sus pocos productos dentro y fuera del mercado central a precios moderados).

       La situación de pobreza y pobreza extrema (54 % y 14 %), que se vive en el campo, tiene relación directa con esa realidad agrícola; al igual que la migración de pobladores jóvenes tras trabajo; y la salida temporal de alrededor del 56 % de campesinos a las ciudades para ganar unos soles, casi adquiriendo una doble residencia: campo y ciudad. La agricultura, en ese sentido y a pesar de lo útil e indispensable que es, continúa estancada y desatendida.

    Entre los factores causantes de esa realidad, señalo algunos: carencia de agua para irrigar tierras, efectos negativos de los fenómenos climáticos, falta de apoyo técnico y financiero, mínima capacitación de los actores, mercados competitivos para los productos, mal estado de carreteras y caminos. En referencia al agua, solo el 14.7 % de las UA, al 2012, tenían riego; el canal Sendamal - El Toro, diseñado a servir a 3,000 hectáreas ha sido casi abandonado y no hay otros proyectos similares, pocos acueductos entubados y ninguna represa.

     Aún así, la agricultura deviene en fundamental e insustituible, por lo que debemos apoyarla y dar facilidades a los campesinos que semanalmente nos traen sus pocos y variados productos; igualmente, alentar a los que sacan sus productos a los mercados de Cajamarca y Chiclayo, caso frijol y lenteja, y aguaymanto al mercado limeño (los únicos a la fecha). En esta línea existen otros productos que muy bien podrían competir esos mercados: la papa huagalina, palta fuerte o hass, granadilla, berenjena y flores o rosas.

    Quizá es hora de emular a la Asociación de Promotores Comunales en Salud de Celendín (ACOMSAC), que en los últimos días ha inaugurado una pequeña represa en el caserío de Hornopampa, destinada a almacenar agua para irrigar sus tierras agrícolas y servir a demás necesidades. Qué bien.

  


*Publicado en el Nuevo Diario de Cajamarca el 5/11/2020

 

©2009 Asociación Movimiento de Unidad Sucrense - "MUS" | Template Blue by TNB