Distrito de Sucre en todo el Perú y el mundo.

Buscar en este portal

martes, 28 de julio de 2020

CELENDÍN Y LA FERIA DEL CARMEN

                                                                                                     Por Tito Zegarra Marín.
Año nefasto y de incertidumbre el 2020 que, entre tantos daños, dejó a Celendín sin su tradicional feria en honor a la Virgen del Carmen. Ausencia ésta, que me lleva a reflexionar sobre lo mucho que significa para las familias celendinas y para nuestra ciudad en la que vivimos.

A la feria del Carmen, llegan entre 6 a 7 mil visitantes, casi todos celendinos, amigos y pocos turistas que, de alguna forma, generan un impacto social y económico favorable a la provincia. En primer lugar, realza el homenaje a la Virgen del Carmen, alegra el ambiente festivo, propicia reencuentros familiares y amicales, y revive sentimientos   para siempre recordar a la tierra querida. En segundo lugar, inyecta algo de dinero a la economía de muchos hogares (pobres y no pobres), que se traduce en soles que circulan por las manos de quienes dan algún servicio, venden sus pocos productos, organizan actividades y otras.

 Qué bien que sea así, Celendín y los visitantes le merecen. Pero también merecen que su ciudad sea cada vez más atractiva y pulcra. No significa que no lo sea, sino, que hay algo que vale la pena mejorar. Dos cosas entre otras.

 a) Conversión de la calle Dos de Mayo en exclusivamente peatonal, desde la Plaza de Armas hasta el jirón Marcelino Gonzáles. Lo cual implica: piso de loza o piedra de la zona, sin postes, cableado subterráneo, puertas y balcones de madera, paredes y letreros de un solo color, techo de teja andina, casas de no más de 2 pisos (Incluso las reconstruidas). A propósito, da pena y rabia que se haya permitido levantar un armatoste horroroso de cemento y fierro de 7 pisos al costado del Banco de la Nación y una mole de lunas al otro extremo.

 b) Recuperación y remodelación de la colina San Isidro. Este mirador natural, tan cercano y bien ubicado está convertido en un botadero y en tierra de nadie. Tiene razón el amigo Ulises Linares al exigir su intangibilidad y tuvo muchísima razón el recordado maestro y escritor Alfonso Peláez, al protestar y exigir, en su boletín “Café al Paso”, que no se destruya ni deprede la colina. Y era cierto, un detestable boquerón del que se sacaba arena está a la vista. Por ello urge recuperarla: rodearla de cerco de fierro, abrir accesos peatonales de piedra, arborizar las cercas, áreas verdes y jardines, descansos y basureros ecológicos, esculturas históricas y otros.   

 La feria de Carmen que volverá a irradiar religiosidad y a incentivar nuestra economía y el turismo, nos hace pensar que debemos cuidar y embellecer la ciudad, que no crezca a la deriva y que conserve la forma tradicional (parte externa) de las casas del centro histórico. Los que desean levantar edificios tipo Chimbote, está bien, pero que lo hagan en otro sitio. Igual, nuestra Plaza de Armas, no debe estar rodeada de letreros estrambóticos de intenso color y luces. Eso no adorna, menos expresa cultura, eso es huachafería y falta de respeto a la historia celendina.

Me gustaría, digo, que las actuales autoridades edilicias y las potenciales, visiten la ciudad de Chachapoyas para que vean y valoren la prestancia y hermosura de su calle principal Amazonas, realmente admirable y factor de atracción turística. Sueño que las futuras generaciones, ya con corazón celendino, rescaten nuestro pasado arquitectónico.      

            *Artículo publicado en el Nuevo Diario de Cajamarca el 28-7-2020

Calle 2 de Mayo, Celendín

Calle Amazonas, Chachapoyas


2 comentarios:

  1. Tito: felicitaciones por tu preocupación por rescatar de Celendín para que no pierda su autenticidad y que hermosa y efectiva comparación que haces entre la calle principal de Celendín, con la calle principal de Chachapoyas a la cual he tenido el privilegio de conocer, existe una diferencia abismal, ojalá que la autoridad edil actual frene esta depredación, tarea que tienen que asumir las autoridades venideras para que no pierda su belleza, espero que este aporte importante que estás dando sea tomado en cuenta por quienes asuman el destino de Celendín; un abrazo Cástulo Aliaga

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo de opinión donde se denuncia las malas prácticas ciudadanas. Celendín, bella ciudad andina está transformándose tan solo por el afán de ser una ciudad dizque moderna, sin saber que los shilicos están haciendo el peor daño a tan bella ciudad. Es sabido que los shilicos son alienados, por ello, están perdiendo su identidad y desechando lo bueno que tiene para adoptar costumbres ajenas.
    Ojalá, que con esta excelente critica publicada por Tito Zegarra Marín tomen conciencia del daño que hacen al ornato tradicional de la ciudad, porque es sabido que los pueblos que mantienen sus costumbres son los que reciben un turismo permanente.
    Bien Tito, sigue adelante denunciando las malas prácticas de los shilicos.

    ResponderEliminar

 

©2009 Asociación Movimiento de Unidad Sucrense - "MUS" | Template Blue by TNB