Distrito de Sucre en todo el Perú y el mundo.

Buscar en este portal

viernes, 27 de septiembre de 2013

"EL OTRO PARAISO", de Julio Garrido Malaver


Escribe: Luzmán Salas Salas
Julio Garrido Malaver es uno de los poetas más hondos y sinceros del Perú actual, sin duda una de las voces más íntimas de la lírica peruana contemporánea. Antenor Orrego considera a César Vallejo y a Julio Garrido Malaver como los dos más grandes poetas que se han producido en el Perú.

Dentro de la narrativa, ocupa un elevado sitial de merecido prestigio en las letras peruanas.

Nació en Celendín (Cajamarca) el año de 1909. Fue premiado en 1929 por su «Canto a la Raza», en el concurso literario promovido por el Colegio Nacional de «San Ramón» de Cajamarca, al celebrarse el centenario de dicho plantel. Fue coronado Poeta de la Primavera en 1937, en Chile, por su «Canto a la Reina Primaveral», y ganó los Juegos Florales Universitarios en 1940, en Lima, en los géneros de poesía y novela, con su «Canto a la Primavera en varios momentos» y «La Guacha», respectivamente. Actualmente pasea su gloria y exhibe sus lauros en la ciudad de Trujillo.

Después de «La Guacha» y «El Frontón», Julio Garrido Malaver cumple un importante ciclo novelístico a través de la Editorial Universo, dentro de la Serie Novela Contemporánea, con las siguientes obras: «El otro paraíso», «El camino que no llegó», «Para ser libres», «Los buitres», «Ellos fueron mis hermanos», «Imágenes salvadas», etc.

Por razones de espacio de estas páginas, nos limitaremos a presentar concisamente algunos rasgos característicos de la gran novela «El otro paraíso».

EL ARGUMENTO
«El otro paraíso» narra la peripecia de Rubén Carmona y su esposa Gabriela, símbolos de los pobres campesinos del Perú, que en busca de mejores condiciones de vida logran en Opabán, hacienda de don Justo Camacho, una efímera bonanza económica gracias al esforzado trabajo y a la fecundidad de la tierra. En Opabán crecen Gustavo y Estela, hijos de Rubén y Graciela. La vida familiar y comunal transcurre por un tiempo con la paz arcádica que les brinda la tierra pródiga de aquellos lugares. Surge el romance de Gustavo Carmona con María Esperanza, y de Antonio Serván con Estela. Cuando apenas se iniciaba el amor y la felicidad de estos jóvenes, y cuando ya se anunciaban las abundantes cosechas y las alegres moliendas, don Justo Camacho, movido por la ambición y la prepotencia, despide a Rubén Carmona y los suyos; es decir, los expulsa intempestivamente de Opabán, pretextando el incendio de los campos ocasionado involuntariamente por el joven Gustavo Carmona. El recóndito sentimiento de amor a la tierra y la resistencia a abandonarla, es vencida ante la implacable decisión del gamonal y la humildad de los Carmona. Se inicia el éxodo cargado de pena y de nostalgia. Los animales de la caravana renuncian a dejar su querencia y en incontrolada estampida vuelven a Opabán. Inesperadamente, María Esperanza deja la cabalgadura, besa apasionadamente a Gustavo y emprende vertiginosamente el retorno a Opabán para entregarse a los brazos de Antonio Serván.

EL ORIGEN DEL TITULO
«El mayor de los cuatro niños preguntó a su madre, señalando con su débil bracito extendido en dirección del valle:

- ¿Qué es eso, Mamá?
- ¡El Otro Paraíso, hijito! Respondió la Madre, radiante! ¡Y sus ojos se llenaron de lágrimas...!

RASGOS Y VALORES DE LA OBRA
«El otro paraíso» se inicia con la ancha esperanza de Rubén Carmona de encontrar nuevas tierras para sus ansias de progreso:

«Y para don Rubén Carmona, cuando ya nada esperaba, se abrió el camino de la felicidad en la oferta que de fecundas tierras de cultivo le hiciera don Justo Camacho».

La obra entrega como mensaje las peripecias del pobre; así lo dice Gabriela, la esposa de Rubén Carmona:

«Tú lo has dicho, muchas veces, Rubén, aún no hay espacio en el mundo para los pobres; y el pobre tendrá que morir de tanto serlo; (...)»

No falta en esta novela la leyenda pintoresca que acrecienta el colorido del relato, como por ejemplo la leyenda del pájaro ¿Quién, Quién?; o aquellos sueños que traducen las más acendradas ilusiones de los Carmona.

Paisaje, naturaleza, cuadros sociales, fracasos y resurgimientos, retratos de personas, pintura sociológica, acciones comunales, peripecias familiares, lances de amor, lucha contra la pobreza, etc., aparecen perfilados con talento poético y selecto lenguaje estético que a veces suena a bella proclama. Las bellas descripciones son dignas de citarse:

«Nubes de palomas se desplegaban, como bandadas de milagro, por todas partes. Y la gran musicalería de los loros empenachaba las peñas y los árboles frondosos y altos, mientras por todas partes balbuceaban los sembríos...»

Garrido Malaver aparece como un narrador omnisciente que no sólo conoce con precisión la sicología, personalidad y comportamiento de sus personajes, sino las arduas faenas humanas ligadas a la tierra y los cultivos, resultante de las múltiples experiencias vividas por el autor a lo largo de su fecunda existencia.

Resaltan en la obra las cuitas amorosas de los jóvenes Gustavo Carmona y María Esperanza Gazpar, intrigadas por las pretensiones de Antonio Serván que también pretende el amor de María Esperanza y que fugazmente une su existencia a Estela Carmona, hermana de Gustavo. Pero más puede el amor a la tierra que al hombre; desertando del éxodo, María Esperanza abandona sorpresivamente a Gustavo y vuelve al valle de Opabán.

Es una novela de estilo sencillo, con escenas tiernas y amorosas gobernadas por un vigoroso sentimiento de adhesión a la tierra. Reiteradamente adquiere relieve esta atadura irrenun­ciable de los Carmona.

«El otro paraíso» es una novela de la tierra, desde la tierra y sobre la tierra, como razón existencial del campesino; pues, sin la tierra la vida no tiene sentido para el poblador rural.

La sobriedad y el tono apacible de esta obra, la vida serena del campo, se ven ligeramente alterados por las intrigas amorosas de dos jóvenes parejas, cuyos sentimientos y actitudes permiten revelar aún más los lazos que atan a la tierra. El éxodo de Rubén Carmona y los suyos ante la indolencia y ambición del gamonal Justo Camacho resulta conmovedor y lacerante, capaz de motivar la condena unánime de los lectores, digno de ser calificado como una epopeya humana y social, aunque sin la rebeldía o combatividad de otras novelas del mismo corte. Apenas se insinúa la protesta verbal o el gesto de disconformidad, sin llegar al enfrentamiento luctuoso o al episodio sangriento. Los Carmona aceptan sumisamente el despojo y el destierro; la injusticia es recibida con resignación, tal vez aliviada por nuevas esperanzas de rehacer la vida campesina en algún lugar del mundo. Como alguien ha dicho, «El otro paraíso» es, en cierto modo «el itinerario de la pobreza, que iluminada por la esperanza y el trabajo, fulgura en canto plural de amor a la tierra y a la vida».

El capítulo final de la obra, el éxodo, es una peregrinación que adquiere extraordinaria riqueza humana y social. El desenlace plasma un simbolismo sin precedentes; es una especie de reivindicación del arraigado e irrenunciable sentimiento humano y animal, reconditez del ser campesino: el amor a la tierra, el retorno a la querencia. La estampida animal en desbocada huida de regreso a Opabán se asocia simbólicamente a la sorprendente negativa de la bella María Esperanza:

-¡Yo no puedo irme! ¡No puedo!

Y sin haber proferido una palabra más, echó a correr camino adentro. (...) Y tras de la hermosa María Esperanza también corrieron los dos últimos perros, viejos ya, el Cholo y la Paccha, haciéndole compañía jubilosa con sus gangosos ladridos...

El último párrafo de la novela, que refiere el reencuentro de María Esperanza con Antonio Serván, su empedernido pretendiente, es un auténtico e irónico colofón romántico:

Y en Opabán, bajo los frondosos y olorosos chirimoyos en flor de la orilla del río, sin ningún concierto y sin que ninguno de los dos lo hubieran deseado o esperaban, cada cual yendo en su dirección y su camino, de improviso, se encontraron, frente a frente, María Esperanza Gazpar y Antonio Serván. Se miraron. Sonrieron. Se abrazaron. Y se besaron con calor y ansiedad de siglos...

La obra deja un sabor amargo por la ambición y la injusticia del gamonal, pero en medio del dolor florece la esperanza -tan grande como es la esperanza del pobre- de alcanzar algún día otro paraíso.

De la revista El Labrador, mayo 2009.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

 

©2009 Asociación Movimiento de Unidad Sucrense - "MUS" | Template Blue by TNB